www.revistatravesia.es

Guerra contra el fraude en los cuentakilómetros

miércoles 06 de junio de 2018, 12:18h
Guerra contra el fraude en los cuentakilómetros
Además del engaño que supone la manipulación de este elemento, también tiene implicaciones para la seguridad vial

La guerra contra los engaños en los cuentakilómetros se va a volver más dura en unas semanas. La patronal española de la distribución de vehículos y talleres Ganvam* está finiquitando un acuerdo con la DGT (Dirección General de Tráfico) para endurecer los controles contra esta mala praxis que afecta a un 8% del parque automóvil que se mueve por el país, según datos de Ganvam, lo que supone unos 2 millones de coches de los 25,9 millones de unidades que se encuentran en activo.

El Parlamento Europeo también se ha puesto a trabajar también para parar estas manipulaciones; según sus datos, por cada adquisición de un vehículo usado, existe un 12% de posibilidades de que el cuentakilómetros haya sido manipulado para que el comprador piense que ha hecho menos kilómetros de los que realmente ha hecho. En cambio, si el negocio quiere hacerse con un coche de otro país, las posibilidades de fraude ascienden al 50%.

Este fraude ha llegado a tal extremo en la Unión Europea que el Parlamento Europeo quiere instar a la Comisión, a través de un informe, para que solvente este problema. La Eurocámara requiere el endurecimiento de los controles, exigiendo a los fabricantes que blinden de forma tecnológica el cuentakilómetros, y además quiere establecer una base de datos europea, que esté interconectada y sea de acceso público, donde se recopile la evolución de los contadores de todos los vehículos.

Según Ganvam, España es el país puntero en esta práctica porque, desde 2013, es obligatorio que las ITV tomen nota del kilometraje y lo envíen de manera telemática a la DGT para que aparezca en su informe del vehículo. “Dos años más tarde, a instancias de Ganvam, se aprobó la obligatoriedad de registrar el kilometraje también en el permiso de circulación” incrementando así la trazabilidad y fidelidad de los datos de los vehículos.

El acuerdo actual, que será firmado próximamente, busca “seguir la pista del kilometraje del vehículo durante toda su vida útil” yendo “un paso más allá de lo que pide el Parlamento Europeo”. Desde la patronal se aclara que “el acuerdo persigue que no solo sea obligatorio comunicar telemáticamente la cifra del cuentakilómetros cada vez que pase por la ITV o el taller, como recomienda el informe, sino que van un paso más allá para que también sea obligatorio cada vez que se haga un cambio de titularidad del vehículo”.

El director del Departamento Jurídico de Ganvam, Jaime Barea, ha explicado que tras analizar más de 100 millones de registros de datos de cuentakilómetros llevados a cabo por su asociación, y contando con la colaboración del proveedor de historiales de vehículos Carfax, “haber encontrado solo un 8% de manipulaciones es mucho menos de lo esperado”.

De los 2 millones de vehículos damnificados, según indica Jaime Barea, “un 30% no responden a una manipulación consciente y fraudulenta sino más bien a inconsistencias: redondeos u omisiones de un dígito cuando se hace el traspaso de datos”. Del 70% sobrante, el examen de Ganvam revela que “el 25% de las salvedades corresponden a furgonetas y el 87% de las manipulaciones se producen en vehículos de más de 10 años”. Más del 60% de los coches usados vendidos en España cuentan con más de una década de antigüedad.

Según el director, a pesar de que la cifra es menor de la prevista, 2 millones de vehículos son “muchísimos”, manifestando además que la picaresca “empaña la imagen del mercado de vehículos usados y tiene implicaciones para la seguridad vial”. Desde la patronal se subraya que “estas prácticas constituyen un acto de competencia desleal aislado frente a la inmensa mayoría de agentes que trabajan honestamente conforme a las exigencias de la ley”.

Además, desconocer el estado real del vehículo en el momento de su adquisición tiene implicaciones en su mantenimiento. Según explica Jaime Barea, “si un conductor adquiere un vehículo de segunda mano con el cuentakilómetros manipulado, es decir, con más kilómetros de los que se contabilizan, tendrá una idea equivocada de las actividades de mantenimiento que le corresponden”. El conductor no cambiará las pastillas de freno, los filtros o los discos cuando corresponda “y poner en riesgo su vida y la del resto de usuarios de la red viaria”.

Descubrir y encausar al que manipula el cuentakilómetros de un coche puede tener consecuencias penales y civiles, desde el incumplimiento de contrato y la devolución del dinero hasta una pena de prisión.

Según el representante del Departamento Jurídico de la patronal, para la DGT la transferencia telemática no es ningún inconveniente porque está muy avanzada en la tramitación digital, no obstante, aclara que “conectar 40.000 talleres en España a una plataforma para transferir los datos puede tener alguna complicación, sobre todo para los de tamaño más pequeño. Habría que diseñar una plataforma de fácil uso”.

*Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios.

Fuente: cincodias.elpais.com

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de TRAVESIA

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.