www.revistatravesia.es

Algunas de las averías ocasionadas por las bajas temperaturas

martes 16 de enero de 2018, 16:44h
Algunas de las averías ocasionadas por las bajas temperaturas
Muchos elementos del vehículo sufren cuando llega el invierno y más si su cuidado es insuficiente

Las temperaturas extremas, el calor o el frío, afectan a los vehículos lo mismo que a las personas. Si el calor deteriora los neumáticos y hace que el motor pierda potencia, el invierno se transforma en el enemigo de la batería, el limpiaparabrisas, el motor… Casi la totalidad del vehículo queda comprometida ante los peligros del frío y las averías que se relacionan con las bajas temperaturas.

Si se realiza un mantenimiento adecuado, se podrán evitar reparaciones caras y, sobre todo, se viajará de una forma más segura. En este listado aparecen los elementos del vehículo que son más sensibles ante las bajas temperaturas.

Batería

Es una de las partes más sensibles del vehículo durante la época de las bajas temperaturas y su avería es una de las más comunes. Las baterías, sobre todo las que ya llevan varios años instaladas, con el frío tienen tendencia a descargarse y pierden capacidad de recuperación. Lo más recomendable, si una batería lleva mucho tiempo instalada, es cambiarla por una nueva, su coste puede estar sobre los 230 euros de media.

La recomendación con frío es calentar el motor al ralentí. Hay que esperar unos minutos para que el motor y los fluidos principales del vehículo (aceite, líquido de dirección, frenos, etc.) lleguen a un mínimo de temperatura. Si no se actúa de este modo, no se obtiene la lubricación necesaria y todas las piezas móviles del motor podrían verse dañadas. Según la relevancia de los daños, el coste podría alcanzar de 1.000 a 1.500 euros por gripar el motor, tal como señala Autingo, la web que calcula el precio de las reparaciones.

Líquido refrigerante

El líquido refrigerante cuenta con propiedades anticongelantes, pero el uso y el paso del tiempo hace que pierda propiedades. Cuando se estropea es básico cambiarlo ya que podría no refrigerar el motor o, si hiciera mucho frío, congelarse. Según el vehículo, realizar un cambio puede costar 70 euros; si el motor se recalentara la culata podría romperse e incrementar la factura hasta los 3.000 euros.

Calefacción

A causa del desuso durante el resto del año hace que a veces la calefacción no funcione de forma correcta. El responsable de esto puede ser el radiador de la calefacción, obstruido por los residuos sólidos que flotan en el circuito refrigerante. El coste de la limpieza y la recarga del circuito asciende a unos 150 euros.

Limpiaparabrisas

El uso hace que se desgasten las gomas del limpiaparabrisas y, además, a causa de las heladas éstas pueden quedarse pegadas al parabrisas y romperse cuando tratamos de despegarlas o de poner el sistema en funcionamiento. Cambiar las gomas cuesta 36 euros, pero si no realizamos el cambio a tiempo y se rompe el limpiaparabrisas, substituirlo podría costar alrededor de 50 euros.

Otros elementos

La luneta térmica trasera también debe ser revisada cuando llega el frío para que el cristal no se empañe y tener visibilidad de todo lo que sucede por detrás. Además, es importante también conocer el estado de los neumáticos. En invierno, y si encontramos hielo en las calzadas, los neumáticos en mal estado incrementan las posibilidades de sufrir aquaplaning y tener un accidente.

Fuente: elpais.com

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de TRAVESIA

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.