Huelga de taxistas en Madrid y Barcelona para reclamar una regulación autonómica de los Vehículos de Transporte con Conductor (VTC)

 

Los taxistas de Madrid llevan desde el lunes 21 de enero en huelga indefinida debido a que las principales asociaciones del sector y la Comunidad de Madrid no llegaran a un acuerdo para regular los VTC (vehículos de transporte con conductor). El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, mantuvo ayer una reunión con las empresas que operan estas licencias (Uber y Cabify) para conocer sus reivindicaciones y estudiarlas.

Asimismo, los taxistas de Barcelona ocupan también indefinidamente la Gran Vía desde el viernes 18 como protesta por la nueva normativa fomentada por el Govern para la regularización de los VTC, en la cual se dispone que este tipo de servicio debe ser contratado con una antelación mínima de 15 minutos.

Las principales asociaciones del taxi han recibido de la Comunidad de Madrid un borrador de reforma exprés para el sector VTC donde se proyecta que este tipo de vehículos consiga una licencia municipal si su actividad se ciñe a la localidad y que sean los ayuntamientos quienes fijen los requisitos de precontratación de estos servicios.

En este borrador de propuesta también quedan recogidos por ley los requisitos de captación ilegal de viajeros y su régimen sancionador. Exponiendo que “los vehículos dedicados a la actividad de arrendamiento de vehículos con conductor solo podrán circular con personas ajenas a la empresa titular de la autorización y/o licencia municipal si se encuentran prestando un servicio previa y expresamente contratado que estará, en todo caso, referido a la capacidad total del mismo, sin que sea posible alquilar sus plazas de forma separada a distintos arrendatarios”.

También se subraya en el borrador que “en el transporte de viajeros en la modalidad de arrendamiento de vehículos con conductor, se entiende que el servicio es pre-contratado cuando la demanda del servicio por parte del usuario se efectúa de forma previa y expresa con anterioridad a la realización del mismo, de acuerdo con los requisitos que, en su caso, establezcan los distintos municipios mediante su normativa propia a los efectos de mejorar la movilidad interior de viajeros dentro de sus términos municipales”.

En el momento en que tercie un intermediario, la entidad aparecerá como arrendador del servicio. Se acuerda de forma clara que los VTC “no podrán, en ningún caso, circular por las vías públicas en busca de clientes ni permanecer estacionados a fin de propiciar la captación de viajeros que no hubiesen contratado el servicio previamente”.

Además se indica que “a los efectos de lo previsto en el párrafo anterior, se entiende que dichos vehículos se encuentran propiciando la captación cuando se encuentren estacionados en lugares de concentración y generación de demanda de servicios de transporte de viajeros como pueden ser aeropuertos, puertos, estaciones de ferrocarril, de autobuses, hoteles, centros comerciales o a menos de 100 metros de los puntos de parada de los vehículos taxi autorizados por los correspondientes ayuntamientos”.

Por otro lado, el conseller de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat de Cataluña, Damià Calvet, ha avisado de que el Decreto Ley en el que está trabajando el Govern con la finalidad de regular la actividad de los VTC sufrirá un retraso debido a las posturas tan “alejadas” que mantienen los sectores implicados.

Según el conseller, la voluntad de su Departamento es legislar de forma rápida, pero quiere hacerlo “sin chantajes, manifestaciones, ocupaciones de la vía pública y violencia”.

Calvet ha explicado que la propuesta de Decreto Ley de la Generalitat considera que tanto ayuntamientos como entes supramunicipales puedan aumentar el tiempo mínimo de antelación para precontratar un VTC a través de reglamentos y que Govern tiene previsto establecerlo en 15 minutos.

Asimismo, el conseller ha apelado a la sensibilidad de los taxistas en relación a los grandes servicios, como el Aeropuerto de Barcelona y hospitales públicos, a pesar de que este paro no ha establecido unos servicios mínimos. No se debe olvidar tampoco la petición que ha realizado al Ministerio de Fomento para que ofrezca su postura en relación a las regulaciones que quiere emprender la Generalitat.

Por otro lado, Calvet se reunió el lunes con representantes del sector VTC (la patronal Unauto VTC y Cabify) con la intención de saber cuáles son sus posicionamientos y reivindicaciones. Aunque planea una nueva reunión con este sector, tiene previsto hablar separadamente con los taxistas.

El representante de Territorio y Sostenibilidad ha cifrado en 2.000 las licencias VTC en Cataluña que podrían verse incrementadas hasta llegar a las 4.000. Además de hacer hincapié en que “no estamos para legislar ni en contra de unos ni en contra de otros”, pidiendo a los vehículos VTC que también dejen de ocupar la vía pública.

 

Fuente: Europa Press; elpais.com