Con esta iniciativa, que proponía aplazar el descanso semanal, se hubieran permitido condiciones más flexibles para la realización de transporte en autobús

 

El Parlamento Europeo refutó, el jueves 10 de enero en comisión parlamentaria, los estudios relativos a las dos propuestas de tipo social de las iniciativas que se presentaron en mayo de 2017 y que formaban parte del Paquete de Movilidad I de la Unión Europea, tal como ha informado la Confederación Española de Transporte en Autobús (Confebús).

Las propuestas que se rechazaron concretamente fueron la revisión de la Directiva en relación a los tiempos de conducción y los períodos de descanso y la proposición de Directiva para poner en práctica las normas de desplazamiento de trabajadores a las operaciones internacionales de transporte por carretera.

En relación a la propuesta para revisar la Directiva relativa a los tiempos de conducción y períodos de descanso, la Confederación se apena por la negativa del Parlamento Europeo ya que “se trataba de una iniciativa que permitía condiciones más flexibles para la operación de servicios de transporte en autobús”, tal y como viene apoyando la patronal frente las instancias europeas.

La tramitación parlamentaria de la propuesta contenía, entre otras cosas, la prolongación a servicios de transporte discrecional nacionales de la regla de los 12 días; con esta regla un conductor puede aplazar su descanso semanal al duodécimo día durante un servicio discrecional internacional. De la misma manera, se habría añadido al texto la probabilidad de incrementar hasta dos veces por semana en una hora el tiempo de conducción máximo. Aunque esta propuesta haya sido rechazada, la Confederación ha comunicado que continuará reivindicando la necesidad de promover estos y otros cambios en la normativa.

Confebús declara que el rechazo de la propuesta de Directiva para fijar las normas de desplazamiento de trabajadores a las operaciones internacionales de transporte por carretera (aparecida con la finalidad de constituir una normativa clara y armonizada que pudiera poner punto y final al incremento de normativas nacionales con inconvenientes y cargas para las empresas de transporte cuando viajan a otros países) constituye “una muestra de las fuertes diferencias entre países a la hora de abordar la llegada de servicios internacionales de transporte por carretera”.

La Confederación Española de Transporte en Autobús se plañe también de que la aceptación del informe relativo a la proposición de acceso a la profesión de transportista obliga a añadir más requisitos administrativos y de control a las empresas de transporte en autobús, como resultado de algunas prácticas que se dan en otros sectores perjudicados por la norma y derivados del denominado dumping social.

 

Fuente: autobusesyautocares.com