www.revistatravesia.es

Inventos que, en solo 10 años, han cambiado nuestra forma de conducir

martes 13 de marzo de 2018, 15:57h
Inventos que, en solo 10 años, han cambiado nuestra forma de conducir
Gracias a la tecnología puesta al servicio del automovilista se ha ganado en seguridad, confort y eficacia

Es una evidencia irrebatible que la tecnología nos hace la vida algo más fácil. En el ámbito de la conducción, las soluciones que se van anexionando contribuyen a la seguridad, el confort y la eficiencia de este cometido hasta el punto que algunas llegan a modificar nuestros hábitos al volante porque los simplifican para que centremos nuestra atención en lo que es realmente importante.

Los sistemas que se incorporan a la automoción se van generalizando cada vez más, lo que primero empieza en modelos de alta gama, se va popularizando hasta llegar prácticamente a cualquier segmento a consecuencia de las ventajas de una producción a gran escala (cuanto más se produce una pieza, más barata acaba siendo). Este es el modo en el que estos dispositivos hacen posible cambios en la manera de conducir y hacerlo en vehículos de todo tipo. Los 10 sistemas que enumeramos a continuación figuran en la lista de los más destacados y prácticos, además de poderlos encontrar en una amplia gamas de modelos desde los más comunes.

Asistente de arranque

Para los conductores noveles (y también para los que no lo son) iniciar la marcha en pendiente de subida con cambio manual puede transformarse en una tortura. No obstante, la sincronización entre pedales de freno, embrague y acelerador ha dejado de ser un problema en aquellos modelos que cuentan con asistente de arranque. El equipo de frenos cuenta con un sensor que detecta el ángulo de inclinación del vehículo y es capaz de mantenerlo bloqueado unos segundos, tiempo suficiente para que pasar el pie derecho del pedal del freno al acelerador se haga con más tranquilidad mientras se suelta el embrague. Ya puede decirse adiós a los desplazamientos hacia atrás.

Aparcamiento automático

Otro suplicio para los conductores es aparcar, sobre todo cuando esta maniobra se nos atraviesa, pero puede ser más sencillo con la ayuda del estacionamiento automático. Los hay de diferentes tipos y que permiten operaciones diversas (en línea, en paralelo, a un lado de la calzada o al otro), pero lo básico radica en los sensores que pueden medir el espacio libre disponible y, compaginados con la dirección del vehículo, realizan los movimientos indispensables para aparcar con gran precisión. Es cierto que esta operación puede verse condicionada algunas veces por factores externos y que casi siempre un buen conductor afinará más, pero para los que se consideran poco diestros en esta maniobra se convierte en un verdadero consuelo.

Freno de mano electrónico

Cada vez es menos frecuente el tirón, casi agresivo, de una palanca entre los asientos delanteros. Los frenos de estacionamiento eléctricos están ganando terreno a los mecánicos con indiscutibles ventanas: para que se accione no se requiere la intervención del conductor, al tener un funcionamiento electrónico es casi imperceptible, no es necesario que sea desconectado al retomar la marcha (lo hace solo al volver a arrancar) y se prescinde de los elementos mecánicos que se necesitan en el otro sistema. Aquellos que utilizan el freno de palanca como ayuda al arranque en las pendientes ahora lo tienen más difícil, a pesar de que casi todos los coches que montan el freno eléctrico acostumbran a contar también con el asistente que se ha mencionado con anterioridad.

Control de crucero

A veces mantener la velocidad en una autovía durante muchos kilómetros es una tarea aburrida. El pie está siempre presionando el acelerador y se ha de controlar el no superar los límites establecidos. Pero la electrónica sale al rescate con el control de velocidad de crucero automático, que está presente en muchos modelos de todo tipo, los más avanzados pueden incluso mantener la distancia de seguridad con el resto de vehículos. Se marca la velocidad elegida, se levanta el pie del acelerador y el vehículo hace lo demás…

Luces automáticas

Para conducir es básico ver y ser visto, aunque a veces haya quien se olvide de ello por dejadez o despiste. El uso de la iluminación de manera correcta es esencial y en actualidad las luces automáticas permiten no tener que estar pendientes de ello, incluso olvidarse. Los sensores con células fotoeléctricas son los encargados de medir la luminosidad, envían la orden necesaria para conectar o desconectar las luces en condiciones de baja visibilidad, al amanecer y atardecer, en túneles, al acceder a un garaje, etc. En la actualidad, algunas soluciones más modernas proponen ya el automatismo de cambiar las luces cortas a largas cuando es necesario.

Limpiaparabrisas automáticos

Vinculado y trabajando en coincidencia con los sensores de iluminación, los limpiaparabrisas automáticos pueden evitar tareas al conductor. De esta manera, ya no es necesario prestar atención para accionarlos al caer las primeras gotas en la luna delantera, ni tampoco regular su velocidad según la intensidad de la lluvia. Todo se detecta rápidamente y la “magia de la electrónica” se ocupa del resto.

Avisador de ángulo muerto

Cualquier conductor en algún momento se ha asustado al querer cambiar de carril y ver de repente otro vehículo en el ángulo muerto de los retrovisores exteriores (contando que esta maniobra se ha iniciado comprobando con antelación que era posible llevarla a cabo). Para controlar estas zonas que pueden ser inaccesibles a la vista del conductor, los fabricantes utilizan cámaras, radares o sensores de ultrasonidos que emiten una señal luminosa o un sonido, o ambos, de aviso en caso de ser necesario. Este dispositivo es muy útil para descubrir motoristas que, además, son los más vulnerables en este tipo de incidentes.

Llaves para apertura remota

La tradicional llave está en “vías de extinción”, a pesar de que todavía se incluyen en la mayor parte de los mandos a distancia por si se da algún fallo en la apertura remota; pero el gesto de introducir la llave en la cerradura se da cada vez menos. En unos casos se accede al vehículo mediante la presión de un botón del mando remoto y en otros es suficiente con una aproximación para que se detecte la presencia del conductor y se abran las puertas. Además, este dispositivo garantiza la seguridad frente a los robos.

Sensores de aparcamiento

Todavía existen conductores que estacionan “de oído”; así que detenerse cuando un impacto señala que se ha llegado al límite del espacio disponible con el vehículo que está delante o detrás es, a día de hoy, mucho más censurable si el coche dispone de sensores de aparcamiento que emiten sonidos cambiantes (en tono o frecuencia) según se concreta esta aproximación. Algunos sistemas más sofisticados añaden pitidos con una imagen en la pantalla del salpicadero que es captada por las cámaras correspondientes.

Antibloqueo de frenos

Este no es un invento reciente ya que la creación del ABS está fechada en 1978 y es obligatorio en todos los vehículos de nueva producción en Europa desde 2003 (para las motocicletas de más de 125cc su obligatoriedad data de 2016). Cualquier vehículo con menos de 15 años cuenta con este dispositivo y son pocos los anteriores que continúan circulando a día de hoy.

La función del ABS es evitar que las ruedas se bloqueen por un exceso de presión sobre los frenos e impedir con ello la pérdida de control que es especialmente comprometida en el caso de la delantera de las motos. Aquello que enseñaron a los conductores veteranos de mitigar la presión sobre el pedal de freno para que no se produjera este fenómeno ha pasado a ser un hábito eliminado de la conducción.

Fuente: elpais.com
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.