www.revistatravesia.es

¿A qué timos nos enfrentamos cuando conducimos?

martes 30 de enero de 2018, 10:15h
¿A qué timos nos enfrentamos cuando conducimos?

En España, 6 de cada 100 accidentes son falsos y el incremento de las mafias organizadas en los últimos 5 años es del 152%

Un vehículo está circulando continuadamente por el carril exterior de una rotonda esperando encontrar una víctima favorable: en el momento en que sea posible, provocará una leve colisión con un coche que se encuentre circulando por el carril interior y acabe de señalar con el intermitente su intención de salir de la glorieta. Y la trampa ya está en marcha.

Según indica el reglamento, el vehículo que estaba circulando por fuera tiene la razón, de manera que logra firmar un parte amistoso de accidente y se las arregla para conseguir del centro médico un parte de lesiones. De este modo, ya puede pedir una indemnización a la aseguradora.

Este es uno de los fraudes más comunes a las compañías aseguradoras en España, donde la cantidad de mafias organizadas ha aumentado un 152% en los últimos cinco años. Tal como indica el 4º Barómetro del Fraude en el Seguro de Autos de Línea Directa, 6 de cada 100 accidentes que se declaran en España son fraudulentos, cifra que multiplica por 3,5 los datos de 2009.

Existen profesionales del fraude: propietarios de talleres que falsean accidentes, familias enteras que se dedican a recrear siniestros fingidos… que encuentran razonamientos propios de las películas para intentar timar a las aseguradoras, y estos son los casos que inquietan al sector, más allá de cualquier intento de particulares.

El director de Gobierno Corporativo de Línea Directa, Francisco Valencia, admite que “aunque sea muy reprobable el que un conductor trate de engañar a su aseguradora, el problema que más preocupa a los equipos antifraude de las compañías es, sin duda, el de las mafias organizadas”.

Existen razones para que el sector esté preocupado ya que se ha calculado que en España actúan unas 400 bandas relacionadas con delitos graves, que cuentan con una estructura de jerarquías y que se centran en la obtención de indemnizaciones por daños corporales en el llamado fraude carrusel que consiste en timar a diversas compañías de seguros de forma continuada. Las cantidades medias de sus estafas multiplican por 10 a los fraudes llevados a cabo de forma individual, rebasando, de media, los 12.000 euros de coste.

Línea Directa ha realizado de manera paralela al barómetro una encuesta con la finalidad de crear un perfil del defraudador particular. Los más propensos a estafar a sus aseguradoras son hombres jóvenes de 18 a 24 años, desempleados o con trabajos precarios. Mientras que los hombres cometen más fraude que las mujeres (básicamente para tener el coche impoluto), son las mujeres las que simulan más lesiones que los hombres.

De los resultados del estudio se desprende que el mayor número de engaños a las compañías se origina en Murcia, Almería y Jaén, mientras que el menor número de estos se producen en Soria, Teruel y Pontevedra.

La cuantía media de las estafas alcanza los 1.286 euros, pero el importe varía mucho en relación al tipo de engaño. En daños materiales, la media está en 309 euros; en reclamaciones por daños corporales falsos la cifra se incrementa hasta una media de 15.500. En total, el fraude soportado por el sector de manera anual es de 833 millones de euros.

La estafa más habitual entre los engaños relativos a los daños corporales es la inclusión en el parte de accidente de daños ajenos al siniestro (80,5%), le sigue con distancia los montajes (12%), el falso hurto (2,2%) o los presupuestos inflados (1,9%). En relación a las lesiones, el 99% son fingidas o falsos agravamientos de un daño real. También existe un anecdótico 1% de casos en los que se pretende cobrar por daños que se sufrían con anterioridad al accidente.

Fuente: elpais.com

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.