www.revistatravesia.es

¿Qué debemos tener en cuenta al comprar un coche?

martes 19 de diciembre de 2017, 17:27h
¿Qué debemos tener en cuenta al comprar un coche?
Algunas características teóricas del vehículo no se reflejan fielmente en su uso real

Antes de realizar la compra de un coche nuevo consultamos páginas web de las marcas, leemos pruebas comparativas, miramos catálogos, nos documentamos con mucho detalle para poder analizar todos datos y no cometer ningún error en una adquisición tan importante, por necesidad y precio. Lo que ocurre es que no siempre la información facilitada por el fabricante se ciñe a la realidad.

Dejando a un lado grandes escándalos y de intencionalidad reconocida como el de los motores de Volkswagen, se dan algunas imprecisiones en los catálogos sobre las que se ha de investigar antes de tomar la decisión de la compra.

Los errores están justificados por los métodos de medición, las pruebas teóricas muy lejanas de la circulación en tráfico abierto o las exigencias de homologación, que tampoco se corresponden con el día a día del conductor. Aquí están los cinco datos menos fiables que brindan los fabricantes.

Consumos

Todas las marcas hacen referencia a los consumos homologados que suenan casi a utopía en el uso cotidiano del vehículo. La razón se debe a que las condiciones para validar el gasto de combustible de un coche nuevo no tienen nada que ver con las reales.

Las mediciones se llevan a cabo en un banco de pruebas, con ciclos y temperaturas claramente definidos y que se utilizan como elemento de comparación entre diferentes motores. No obstante, a la hora de la verdad, el gasto de gasolina o gasóleo es superior de forma significativa al teórico de homologación. Esta circunstancia también se aplica, de la misma manera, a las cifras de autonomía de las baterías de los coches eléctricos o híbridos.

Las circunstancias de uso habituales son bastante distintas a las de los test de las marcas. Una metodología que está en proceso de transformación para conseguir que el uso real tenga un mayor peso específico en estas homologaciones.

Capacidad del maletero

También difiere la teoría de la práctica en este dato. Se necesita un elemento que unifique las mediciones y es el usado por los fabricantes, pero la capacidad del maletero que se publica no siempre es la que finalmente dispone el usuario.

El método más generalizado es el denominado VDA, que consiste en introducir en el interior del maletero la mayor cantidad de paralelepípedos (poliedro de seis caras, hexaedro) de un litro de volumen, consiguiendo de este modo una referencia muy aproximada de su capacidad.

No obstante, en el uso real del maletero influyen las formas de sus paredes, las aristas que presente, la forma de la tapa y otras características que condicionan su funcionalidad.

Prestaciones

Tampoco acostumbra a haber un paralelismo pleno entre las prestaciones (velocidad máxima, aceleración o recuperaciones) de las que alardea el fabricante y las que tendrá el conductor de un vehículo nuevo.

La razón es recurrente: las condiciones en las que se llevan a cabo las mediciones de los nuevos modelos están cerca de las ideales (orografía, superficie, temperatura, viento…) y evidentemente no siempre serán las que encontremos cuando conduzcamos por carreteras convencionales.

En estos casos, no obstante, sí que existe la posibilidad de que los registros conseguidos por los conductores mejoren a los homologados, siempre que esas condiciones resulten más favorables.

Conectividad

Uno de los razonamientos tecnológicos que está más de moda entre los fabricantes es el de la conectividad. Y esto es razonable porque los conductores necesitan tener en sus vehículos de una parte de los servicios que les ofrecen los dispositivos móviles, ya sea una simple llamada telefónica o mensaje, como música o navegación.

Sobre el papel, la compatibilidad entre los principales sistemas operativos móviles y la mayor parte de dispositivos multimedia de última generación es completa, pero en la práctica no siempre es así.

Ya sea a través de una conexión por cable USB o inalámbrico Bluetooth, la mayor parte de ocasiones el teléfono y el equipo no se llegan a entender bien o todas las funcionalidades se encuentran operativas. Es mejor asegurarse de ello antes de tomar la decisión de la compra, realizando una prueba si es posible.

Garantías extendidas

La garantía mínima legal para cualquier producto es de dos años en el mercado español. A partir de esta obligatoriedad, muchos fabricantes ofrecen ampliaciones para un vehículo nuevo que pueden llegar hasta los siete años, y pueden ser gratuitas o con un coste añadido para el cliente. Es indispensable saber detalladamente las condiciones de las denominadas garantías comerciales para evitarnos sorpresas desagradables.

Como se trata de un producto particular de cada marca ya no existe un servicio legislado. Es fundamental conocer qué cubre esa ampliación de garantía, a qué compromete al cliente para ser aceptada y si es el propio fabricante o un tercero quien se hace cargo de las posibles incidencias.

Fuente: elpais.com
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.