www.revistatravesia.es

Si te para la policía, estas recomendaciones pueden ayudarte

Si te para la policía, estas recomendaciones pueden ayudarte

Las excusas y el intentar dar pena únicamente sirven para que la multa se demore cinco minutos

Cualquier conductor puede enfrentarse a un control policial ya sea debido por haber incurrido en una infracción o simplemente por mero protocolo. Por otra parte, la policía realiza su cometido deteniendo vehículos para inspeccionar que todos los conductores circulen bajo los parámetros de la ley.

A pesar de circular respetando las normas, ver los coches de los agentes con las luces encendidas en una rotonda y deteniendo vehículos hace que cualquier conductor se ponga muy nervioso. Si se da el caso que un policía levanta el brazo y obliga a parar a un conductor, hay algunas cosas que es mucho mejor no hacer o no decir para que la situación no se agrave, y más si se ha cometido la infracción.

Si realmente se ha saltado la norma y el infractor ha sido pillado, estas son las sugerencias que estaría bien seguir:

1 No utilizar excusas

Si paran a un conductor que no cuenta con el permiso de conducir, lo mejor es no poner ningún tipo de excusa. Las frases como “me lo olvidé en casa” o “es la primera vez que me pasa” la policía las oye muy a menudo. La conducción sin documentación supone una sanción económica y lo único que se puede conseguir con los pretextos es que la multa se demore cinco minutos.

Otras excusas típicas para librarse de la sanción, como “voy al hospital” o “un familiar está enfermo”, tampoco servirán de nada. Incluso si decimos la verdad. Lo mejor es admitir el error y aceptar la multa.

2 Guardar las formas

Los policías son también trabajadores que han de cumplir con sus obligaciones. Cuando paran a un conductor, están haciendo su trabajo, lo que deben hacer. Cualquier conductor que sea parado, por infracción o por control, no debe tratar mal al policía ni tampoco con impertinencia, eso únicamente funciona en el cine.

3 Eludir las “lágrimas de cocodrilo”

Librarse con lágrimas de una multa no va a funcionar nunca. El conductor que ha superado el límite de velocidad en 20 km/h o que conduce sin tener la ITV en vigor se llevará la sanción correspondiente por muy mal que le sepa haber cometido estas infracciones.

4 El policía no es un amigo

Cuando la policía detiene a un conductor, está haciendo su trabajo. No se ha de iniciar una conversación sin motivo, ni tampoco intentar confundir al agente con otros temas sin relación con la situación porque las consecuencias serán las mismas que en el punto 1.

5 Un agente no inventa

Un clásico de esta década es ser detenido cuando se está hablando o utilizando el móvil al conducir. Si la policía detecta a un conductor utilizando su Smarthphone conduciendo, no servirá de nada negarlo; si se hace, lo único que se puede conseguir es empeorar la situación. Lo mejor es admitir y aceptar la sanción.

Hay que indicar también que el alcoholímetro no miente. Así que, si un conductor es detenido y cuestionado a causa del consumo de alcohol, es mejor decir la verdad, admitir las consecuencias y no encajar el característico “solo me he tomado una cerveza”. Será el alcoholímetro quien determine que, a lo mejor, han sido tres cervezas y media botella de vino.

Si la ley se infringe, nada puede hacer que la sanción desaparezca. Por otro lado, todo podrá ser más tranquilo respetando a los agentes y cooperando con ellos que si se opone resistencia, se miente o se engaña.

Fuente: elperiodico.com
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de TRAVESIA
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.