www.revistatravesia.es

Descubre porqué las puertas de los coches son así

Descubre porqué las puertas de los coches son así
Sorprende el hecho que este elemento empezó a ser habitual en el vehículo a partir de la década de 1920

En el mundo del automóvil, la mayor parte de las veces, el diseño depende de la función: más espacio, mejor aerodinámica… Generalmente se acaba imponiendo la practicidad o aquello que ofrecer mejor relación calidad-precio. El resultado, la mayoría de las veces, es que se olvidan elementos que tienen más desarrollo del que se podría esperar.

Entre las grandes olvidadas están las puertas. A priori puede parecer un elemento insignificante, e incluso aburrido: accionar el tirador, abrir, entrar, cerrar y fin del tema. A pesar de estar acostumbrados a ellas, no siempre estuvieron ahí.

Los primeros automóviles, que eran herederos de los carruajes de finales del XIX, no disponían de ellas. Y el motivo era bien simple, los constructores no se habían planteado su presencia porque la finalidad era el funcionamiento del vehículo y, más tarde, que éste fuera más rápido. En este entorno, en el que no se contaba con la seguridad o la comodidad, las puertas aumentaban el peso y añadían complejidad a su fabricación, así que no era un elemento significativo.

Fue en la década de 1920, posiblemente debido al cansancio de llevar gafas para conducir o de aguantar el polvo en los viajes, cuando empezaron a ser habituales los habitáculos y las puertas. Su configuración era una herencia de los carros de caballos: apertura de delante atrás, bisagras en la parte posterior, denominada popularmente apertura “suicida”.

Esta denominación no deja mucho espacio a la imaginación (hay que remarcar la contribución que hicieron los gánsteres por sus ajustes de cuentas) pero, a pesar que este formato se mantuvo hasta mediados del XX, se impusieron las puertas que actualmente se consideran convencionales (con la bisagra en la parte delantera). Aunque no existe una razón histórica para ello, defiende fielmente este tipo de puerta su simplicidad de mecanismo, su bajo coste o que, en caso de apertura accidental, la presión aerodinámica hace que se vuelvan a cerrar por sí mismas.

De todas formas, el mercado actual cuenta con diferentes modelos de puerta, a cual más llamativo. Algunos ya no existen por motivos de historia o seguridad, otros son exclusivos de vehículos deportivos o de lujo porque los sistemas utilizados encarecen el producto. Pero ello no significa que sean incorporaciones para lucir exclusividad, algunos de sus detalles son incluso más prácticos y cómodos que el que se encuentra en casi todos los modelos de marcas generalistas.

SIDEWINDER

Estas puertas se separan de la carrocería perpendicularmente para que se deslicen después hacia adelante y colocarse al lado de los flancos delanteros. Dejan bastante espacio para poder entrar y salir, sobre todo en la cabeza, pero es un sistema complicado para lo que ofrece.

ALAS DE GAVIOTA

Prácticamente han desaparecido, pero en la década de los 50 fueron muy habituales. Su nombre proviene del hecho que, si hubiera en marcha una apertura accidental, la fuerza del aire abriría aún más las puertas y originaría que los ocupantes pudieran salir despedidos. Algún modelo cuenta con ellas todavía, como el Opel Meriva en sus puertas traseras (que este año ha dejado de fabricarse). Un dato negro relacionado con este sistema sería que los gánsteres las preferían para lanzar a sus víctimas desde el vehículo en movimiento.

TIJERA

Muchos modelos de Lamborghini cuentan con ellas, su apertura es totalmente vertical, giran sobre un punto de anclaje en el pilar A. Son apropiadas cuando se aparca en zonas estrechas, su comodidad de uso depende mucho de cuál sea el ángulo de giro que tengan porque, si éste es insuficiente, el hueco al entrar o salir puede verse afectado.

ALAS DE MARIPOSA

Se las conoce también por el nombre de diédricas y son una variante de las de tijera. No giran únicamente hacia arriba, también rotan ligeramente hacia el exterior. El hueco para entrar y salir es algo mayor, pero en contrapartida se necesita más sitio para poder ser abiertas.

CISNE

En apariencia son como las puertas convencionales, pero al abrirse giran ligeramente hacia arriba. Este sistema acostumbra a utilizarse en modelos con poca altura libre al suelo para prevenir roces.

CÚPULA

Raras y utilizadas casi en exclusiva en prototipos o deportivos especiales. Utilizan un sistema parecido al de los cazas de combate, desplazan hacia arriba toda la parte superior con la finalidad de facilitar el acceso.

CORREDERAS

Son como las que se utilizan en la mayoría de hogares, una puerta que se desliza por un carril y queda oculta en los paneles laterales de las carrocerías.

Las puertas correderas inferiores son todavía menos frecuentes, se deslizan hacia abajo y quedan ocultas en el chasis.

Fuente: elpais.com
Descubre porqué las puertas de los coches son así
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de TRAVESIA
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.