www.revistatravesia.es

Defensores y detractores del carril bici

Defensores y detractores del carril bici
Asociaciones ciclistas, de peatones y de automovilistas nos dan su visión sobre la segregación o integración del carril bici al tráfico

La creación de nuevos carriles bici tiene tanto detractores como defensores. Algunos colectivos ciclistas defienden los que están separados del tráfico, estos son la mejor opción porque contribuyen a dar una mayor sensación de seguridad y favorece que los usuarios noveles se atrevan con las dos ruedas. Otros, en cambio, creen que la bicicleta no debe ser aislada de la circulación, sino que deberían ser aplicadas las medidas necesarias para que fuera incorporada de manera segura al tráfico.

Varias asociaciones ciclistas (Madrid Ciclista, ConBici y Red de Ciudades por la Bicicleta), una de peatones (Red Ciudades que Caminan) y otra de automovilistas (Automovilistas Europeos Asociados) han dado su opinión sobre las ventajas e inconvenientes de los carriles ciclistas separados del tráfico.

A favor del carril bici segregado del tráfico

Incremento del uso de la bicicleta. Según Manuel Martín, director técnico de ConBici, “hay ejemplos claros de que donde más se usa la bicicleta es donde más estructuras hay, como es el caso de Sevilla, donde hay más de 120 km de carril bici. En esa ciudad se producen 70.000 transportes diarios en bicicleta”.

Ofrece seguridad para coger la bici. Si se dispone de carriles separados, según indica el secretario técnico de Red de Ciudades por la Bicicleta, nacho Tomás, “suponen un extra de seguridad para aquellos ciclistas urbanos noveles que no se atreven, por la densidad del tráfico entre otros motivos, a circular por la calzada”.

Según el último Análisis sobre la movilidad ciclista en Sevilla, publicado en 2015 por el Sistema Integral de la Bicicleta de la Universidad de Sevilla, han disminuido cerca de un 50% los accidentes por cada millón de desplazamientos en bicicletas desde que fuera implantada la red de vías ciclistas segregadas en 2006.

Supone también, a largo plazo, una reducción de los gastos en Sanidad. El ciclismo urbano y deportivo es un hábito beneficioso para la salud. Si, por ende, supone una reducción del tráfico, también la contaminación se ve reducida. Manuel Martín defiende que “el uso de la bici es una cuestión de salud, tanto pública como individual”, también “beneficia tanto al que utiliza la bici como al que no”.

En Ciclosfera, revista especializada en ciclismo urbano, se llevó a cabo un debate abierto, en 2014, en relación al carril bici separado del tráfico. Uno de los razonamientos a favor, que se repitió en más ocasiones, fue la existencia de grupos que lo necesitan para circular con mayor tranquilidad, en este grupo estarían los niños, ancianos o discapacitados.

Para el director técnico de ConBici, otro de los argumentos para apoyar el carril bici segregado en la creación de cantera, “la confianza de los adultos en el carril bici se traduce en más niños en bicicleta. Esto genera una cantera de futuros ciclistas urbanos”.

Contra el carril bici segregado del tráfico

No reduce ni apacigua el tráfico. Los usuarios de este tipo de carril (niños, ciclistas deportivos y recreativos) no suponen necesariamente que el tráfico en la carretera se vea disminuido. Según Carlos Enjuto, de Madrid Ciclista, “no se trata solo de que la gente coja más la bicicleta, sino que se utilice menos el coche”.

Da inseguridad a los peatones. Pablo Barco, de Ciudades que Caminan, explica que los carriles bici que están sobre la acera “aumentan la conflictividad entre ciclistas y peatones y, en vez de mejorar los desplazamientos de ambos, los empeora”. En el caso de carriles sobre calzada, se pueden originar atropellos en los cruces. Y si éstos son de dos direcciones, obligan a los que caminan a mirar a ambos lados y no solo a la derecha cuando se cruza. Según Carlos Enjuto, “es problemático sobre todo para la gente mayor, que no tienen reflejos como para reaccionar. Es una incomodidad y un riesgo”.

Cuentan con puntos conflictivos como los cruces. Los carriles bicis separados acostumbran a colocarse a la derecha, de este modo, cuando un coche realiza un giro hacia ese lado las bicicletas quedan en un punto ciego con posibilidad de no ser visibles para el conductor. Desde Madrid Ciclista explican que “además, los conductores suelen tener la percepción de que el ciclista siempre es más lento y les va a dar tiempo a girar antes de que la bicicleta pase”. En el caso de los carriles que están sobre la acera, los cruces son incluso más peligrosos ya que la visibilidad se reduce a causa de los árboles, contenedores de basura, etc.

Precio y colocación. El presidente de Automovilistas Europeos Asociados, Mario Arnaldo, explica que las infraestructuras para ciclistas “no solo tienen un alto coste, sino que también necesitan un mantenimiento que en muchos casos es insuficiente”.

Hace que los conductores se equivoquen. Carlos Enjuto explica que “hay muchos conductores que creen que, si hay carril bici, tenemos la obligación de circular por él”. Y “esto puede generar situaciones tensas como las que se producen en ocasiones en las afueras de Madrid, donde hay muchos kilómetros de carriles ciclistas segregados”.

Genera que el metro y medio de seguridad no sea respetado. Carlos Enjuto añade, en relación a este punto, que “ir por el centro de un carril obliga a los coches a cambiarse a otro para adelantarte”. En cambio, con los carriles bici, al conductor le es suficiente con no invadir el carril bici, que acostumbra a ser muy estrecho y, a veces, únicamente está separado de la calzada por una línea pintada.

Madrid Ciclista es una de las asociaciones contrarias a la segregación de los ciclistas del tráfico. El portavoz de la asociación aclara que “la tormenta perfecta que ha provocado un aumento espectacular en el número de bicis” se debe a tres agentes: “la normativa municipal que permite a los ciclistas circular por el centro del carril, BiciMad* y los ciclo-carriles con velocidad limitada a 30 km/h”.

En el otro extremo se encuentra ConBici (Coordinadora en Defensa de la Bicicleta): ejemplifican con el modelo sevillano, que dispone de más de 120 kilómetros de carriles ciclistas segregados. Manuel Martí, director de la coordinadora, explica que “cuantas más y mejores infraestructuras haya para el ciclista, más ciudadanos se animarán a utilizarlas”.

Y en una posición intermedia se sitúa la Red de Ciudades por la Bicicleta. Su secretario técnico, Nacho Tomás, explica que “los carriles bici segregados son muy útiles cuando se proyectan correctamente, pero no siempre son necesarios”. “Hay otras formas de fomentar el uso de la bicicleta: calmado del tráfico, concienciación, peatonalización de calles céntricas…”.

Ciudades que Caminan es una red internacional que busca la mejora de la accesibilidad y seguridad de los viandantes y comparte la opinión de la Red de Ciudades por la bicicleta. Plantean que “si no es estrictamente necesario construirlas, es preferible que se combinen tráfico y ciclistas con medidas como los carriles con limitación a 30 km/h”. “Y si es necesario implantarlas, que sea a nivel de la calzada y no de la acera”.

Aunque a veces se produzcan conflictos entre ciclistas y automóviles, desde Automovilistas Europeos Asociados también se apoya el tráfico mixto de bicicletas y coches. Su presidente, Mario Arnaldo, admite que “lo ideal sería que cada tipo de usuario tuviera su vía diferenciada”; “sin embargo, las ciudades tienen espacio limitado, y cuando crear estas vías supone quitar espacio a automóviles o peatones, preferimos la circulación mixta”.

*servicio público de alquiler de bicicletas eléctricas

Fuente: elpais.com

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.