www.revistatravesia.es

El papel resiste en la industria del libro

El papel resiste en la industria del libro
Únicamente el 5,1% de los ingresos corresponden al e-book

Muchas veces ha sido anunciada la muerte del libro de papel. El presidente de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), Daniel Fernández, asistió al primer “funeral” en 1990, en la Feria de Fráncfort; allí se habló de que el formato físico estaba “acabado”.

Desde ese momento se ha ido anunciando que el futuro se encontraba en el libro digital. Pero 26 años después, los e-books únicamente representan el 5,1% del mercado, según el último Análisis del Mercado Editorial de España de la FGEE. Mientras, el libro de toda la vida aguanta y la industria empieza a salir poco a poco de la crisis: en 2015 su facturación llegó a los 2.257 millones, un 2,8% más que el año anterior y la segunda subida contigua tras años de lágrimas.

El presidente de la FGEE ha afirmado que “el libro tiene un gran poder de resistencia. Y tecnológicamente es muy perfecto”. En una época en la que los tuits y las tabletas están a la orden del día, los lectores que compran ediciones más elaboradas están aumentando, y disminuyen los que adquieren libros de bolsillo. Los que pensaban que la edición de bolsillo sería la salvación del sector por sus precios reducidos se equivocaron: en 2015 descendió su facturación un 9% (94,57 millones).

El informe puede verse desde un ángulo de “optimismo moderado” o de “pesimismo desencantado”. Los que vean el lado positivo, destacarán los mayores ingresos gracias a novelas y libros de texto. Los que se centren en el lado negativo, señalarán la pérdida del 25,2% de su facturación desde 2006; el cierre de cientos de librerías y el parón desde 2015 de la literatura infantil y juvenil, con una pérdida del 5,9% de sus ingresos.

Asimismo, el director ejecutivo de la Federación, Antonio María Ávila, insistió en que las exportaciones se han incrementado desde 2009 y llegaron a los 552,36 millones de ingresos. La vicepresidenta, Rosalina Díaz Valcárcel, ha hecho una defensa del libro digital facilitando varios datos significativos: en 2014 vivió un aumento récord del 37,3% y su facturación se incrementó en un 4,9%; su cuota de mercado en España es similar a la del resto de Europa, que está entre un 3% (en Italia) y un 7% (en el Reino Unido).

El índice de lectura en España se coloca por debajo de la media europea: 70% contra 65%, tal como indica el Barómetro publicado por el CIS en 2015. Este dato señala que el 35% de españoles declara que no lee “nunca o casi nunca”. Esta tasa, según la FGEE, va en descenso, otra razón para que la Federación reivindique un Plan de Fomento de la Lectura, que solicita el “rescate de las librerías, más fondos a las bibliotecas, lucha más dura contra la piratería”, entre otros temas. A modo de autocrítica, Daniel Fernández declara que “no hemos sabido defender que el libro es el gran instrumento del progreso”.

A pesar de la disminución de lectores, la industria ha incrementado un 10,6% sus títulos online (44.209 obras) y un 2,1% los publicados en papel (80.181). Lo que sí es cierto es que se publican menos copias: la tirada media ha descendido nuevamente, a 2.810 ejemplares, 76 menos que en 2014.

En general, la industria gira alrededor de las grandes editoriales. A pesar de que las editoriales pequeñas y la autoedición se multipliquen, las empresas “grandes y muy grandes” (que son únicamente el 2,9% del mundo editorial) supusieron el 61,5% de la facturación. El 92,9% de los ingresos corresponden a empresas ubicadas en Madrid y Barcelona. Además, la mitad de los ejemplares se vendieron en librerías y grandes cadenas; en formato digital el porcentaje se dispara: 78,5% de las copias se consiguieron en plataformas editoriales o en compañías como Amazon (21,4%).

Fuente: elpais.com

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.