www.revistatravesia.es

Opinión

Aire cancerígeno: ¿Realidad o ficción?

"los vehículos diésel y los más antiguos pagarán más por aparcar en la calle ¿una medida necesaria u otra vuelta de tuerca?"

      Jesús Monclús, doctor Ingeniero Industrial
Jesús Monclús, doctor Ingeniero Industrial

La revista española Car&Tecno publicaba hace unas semanas una entrevista a Bob Lutz, quien fue durante años vicepresidente de GM, en donde se resaltaban las dos siguientes frases de este alto ejecutivo: “me equivoco mucho, pero nunca dudo” y “todo eso del calentamiento global no son más que patrañas”. Si se combinan ambas frases, uno se podría preguntar si el bueno de Bob también se estaría equivocando al renegar del cambio climático (en cualquier caso, dudar, parece que no duda).

Por mi parte, y aunque alguna duda la sigo teniendo –como Santo Tomás, aunque menos pío en mi caso–, pienso cómo saben ustedes que algo parece estar pasando y que, en cualquier caso, las consecuencias son demasiado graves como para arriesgarse (es lo que, en análisis de riesgos, se denomina “riesgo no aceptable").

Pero, en realidad, hoy no quería hablar ni de calentamiento global ni de gases de efecto invernadero sino de algo distinto pero muy relacionado: de la contaminación del aire, partículas sólidas en suspensión, óxidos de nitrógeno y de azufre, monóxido de carbono, benceno…. Y ello porque hace unas semanas el ayuntamiento de Madrid anunció que, como parte de su plan de mejora de la calidad del aire, modulará el precio del aparcamiento en superficie en la zona central de la ciudad en función de las emisiones de los vehículos. Así, los vehículos diésel y los vehículos más antiguos, por ejemplo, pagarán más por aparcar en la calle que los vehículos más nuevos impulsados por gasolina y, por ello, menos contaminantes (al menos en cuanto a partículas sólidas se refiere, cuyos niveles en aire proceden fundamentalmente de los motores con combustible diésel). ¿Una medida necesaria u otra vuelta de tuerca recaudatoria? ¿O ambas cosas?

Apunte número 1:
Según una noticia publicada en el diario El País del 22 de febrero pasado, el Ministerio de Medioambiente chino, en su plan quinquenal 2011-2015 de lucha contra la contaminación química, reconoce que: “las sustancias químicas, venenosas y dañinas han producido muchas emergencias relacionadas con el agua y el aire, hasta tal punto que algunos pueblos son conocidos incluso como pueblos del cáncer”. Vale, lo admito: aquí quizás me haya excedido, puesto que la mayor parte de los contaminantes responsables de las anormales incidencias de cáncer no proceden en este caso del tráfico sino de las numerosas industrias altamente contaminantes y los descontrolados vertidos en ríos y vertederos. Pero, en cualquier caso, lo cierto es que la contaminación producida, ahora sí, por el tráfico (al menos en un 70%) en ciudades como Beijing es tan alta que casi nos hemos acostumbrado a titulares como: “la contaminación aérea impide ver el humo provocado por un gran incendio” o “el gobierno de Beijing raciona las matrículas, limitando así el número de vehículos en la ciudad, en su lucha contra la contaminación del aire y los atascos; más difícil que comprar un coche, resulta ya matricularlo”. Según un artículo más antiguo del diario El Mundo del año 2005, la Agencia Estadounidense de Protección Ambiental estimaba que el 25% de las partículas en suspensión en el aire de la ciudad de Los Ángeles procedía de China.

Apunte número 2:
n estudio publicado en febrero de este año por el Instituto Nacional de la Salud de EE UU –en el que han participado casi una treintena de autores de todo el mundo, ha estado coordinado por el Dr. Payan Dadvand desde el Centro para la Investigación en Epidemiología Medioambiental de Barcelona y ha sido parcialmente financiado por una beca Juan de la Cierva del anterior Ministerio de Ciencia e Innovación español– concluye que “la exposición materna a la contaminación aérea de partículas sólidas en suspensión está asociada con bajo peso de los bebés al nacer”. El tráfico de vehículo es de nuevo el principal responsable en la actualidad de dichas partículas. El estudio estuvo basado en cerca de tres millones de nacimientos.

Apunte número 3:
egún un estudio de la Agencia Europea de Medio Ambiente publicado también en febrero de 2013, la contaminación atmosférica causada por camiones y otros vehículos pesados le cuesta a los países europeos entre 43.000 y 46.000 millones de euros anuales en gastos sanitarios. Zúrich en Suiza, Bucarest en Rumanía, Milán en Italia, el valle del Ruhr en Alemania y Barcelona en nuestro país tienen algunos de los mayores costes de salud de todas las grandes zonas urbanas europeas. Dichas cantidades son aproximadamente la mitad del coste total de la contaminación aérea generada por el tráfico de vehículos. Como elemento de comparación, los costes de la contaminación aérea ocasionada por las grandes fábricas europeas fueron estimados por la citada agencia en el año 2009 en entre 102.000 y 169.000 millones de euros anuales.

Apunte número 4:
espués de una semana entera de reuniones celebradas en Lyon (Francia) en junio del año pasado, la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS) clasificó las emisiones de los motores diésel como carcinógenas para los humanos, tras concluir que existía evidencia suficiente para sostener que la exposición a dichas emisiones está asociada con un incremento en el riesgo de cáncer de pulmón. Quizás aquella noticia sobre los “pueblos del cáncer” en China no nos quedaba tan lejos…

Querido lector:


¿está ya convencido de los efectos de la contaminación del aire
que produce el tráfico rodado? ¿No?

¿Qué tal si nos lo cuenta, contestando a una sencilla pregunta?

Si se anima, haga clic en la dirección de internet
http://es.surveymonkey.com/s/NR26Q5P y conteste a la pregunta siguiente:

A tenor de los informes disponibles y que conozco, ¿estoy de acuerdo en que la contaminación del aire producida por el tráfico rodado produce graves efectos sobre la salud y es necesario buscar soluciones?

En la próxima columna se lo cuento, y les explico la última propuesta
de la Comisión Europea sobre combustibles limpios.

Aire cancerígeno: ¿Realidad o ficción?
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (5)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.