www.revistatravesia.es

Gilles Bergot, director adjunto Comisión Europea..

“Se deberían establecer unos  requisitos mínimos, de experiencia, competencia y calidad de los formadores  viales en Europa'

“Se deberían establecer unos requisitos mínimos, de experiencia, competencia y calidad de los formadores viales en Europa"

Gilles Bergot forma parte de la Unidad de Seguridad Vial de la Comisión Europea. Declara que la Comisión establece diversos objetivos estratégicos ambiciosos de cara a 2020 y defiende que aunque la tendencia de una reducción constante de accidentes durante los últimos años no puede atribuirse a una causa concreta, la educación y la formación han contribuido claramente en este proceso.
“Se deberían establecer unos  requisitos mínimos, de experiencia, competencia y calidad de los formadores  viales en Europa'
¿Cuáles son las principales estrategias y objetivos de la comisión europea para la seguridad vial en la presente década?
Gilles Bergot: Durante la década 2001-2010 el número de muertos descendieron un 43%, lo que se acerca al objetivo inicial del 50% fijado por la Comisión en su tercer programa de acción en seguridad vial.

Sin embargo en 2010 hubo más de 30.000 fallecidos y 1.500.000 heridos en las carreteras europeas en aproximadamente 1.000.000 de accidentes de tráfico. Por este motivo, la Comisión propuso continuar con el ambicioso objetivo de reducir a la mitad las cifras del 2010 en el 2020 en sus “Directrices para seguridad vial 2011-2020” de julio de 2010. Parece que vamos por el buen camino. A pesar de que 2011 no fue un buen año, los datos provisionales de 2012 son más positivos, indicando una reducción de muertes de 9% entre 2011 y 2012. Las “Directrices para seguridad vial 2011-2020” son más que un objetivo. Incluyen a su vez 7 objetivos estratégicos en los que la Comisión trabaja activamente con estados miembros y las partes interesadas.

Los primeros resultados se obtuvieron en octubre de 2011 con la adopción de una Directiva que facilitara el intercambio de información transfronterizo sobre delitos contra la seguridad vial. La Directiva pretende acabar con la impunidad de la gente que comete delitos fuera de su estado miembro de residencia. Se aplica a los delitos más graves de seguridad vial como velocidad, drogas, alcohol, y saltarse semáforos en rojo.

La Comisión ha lanzado otras 2 grandes iniciativas:
El 13 de julio de 2012 se presentaron nuevas propuestas para reforzar los controles en los vehículos a la hora de mejorar la seguridad vial. Esto cubre pruebas periódicas sobre la seguridad de las carreteras, inspecciones técnicas de vehículos comerciales y registro de vehículos en los arcenes. La intención es conseguir mejores y armonizados estándares en la UE. El motivo es que los fallos técnicos están aún detrás del 6% de los accidentes graves y del 8% de todos los accidentes de motos y ciclomotores. El fin de la propuesta a largo plazo es hacer posible el reconocimiento mutuo de certificados de inspecciones técnicas de vehículos entre estados miembros.

La Comisión inició, además, una estrategia de acción en 2012 sobre las lesiones de tráfico y primeros auxilios. El objetivo era expandir el foco de atención no sólo sobre las muertes, sino incrementar nuestro nivel de ambición para combatir las lesiones graves en carretera.

El primer reto a enfrentar fue la falta de una definición común en la UE. Se llegó a ella en enero 2013 de mano del grupo europeo de alto nivel en temas de seguridad vial. Para 2014 los estados miembros deben tener la capacidad de reportar datos más fiables y comparables sobre lesiones de tráfico severas.

Finalmente también mencionar que la Comisión ha comenzado una reflexión más profunda sobre la utilización de un plan de acción ITS para seguridad en los vehículos. Se ha llevado a cabo una evaluación preliminar de los sistemas existentes en los vehículos con potencial para generar beneficios a la seguridad vi vial. El objetivo es definir la agenda para una rápida implementación de aquellos sistemas de seguridad en el vehículo que se han identificado como tecnología con potencial para la seguridad vial, por ejemplo sistemas avanzados de frenada de emergencia, interlocks y adaptadores de velocidad inteligentes.

En su opinión, ¿qué importancia tiene la educación-formación en la reducción de muertes por accidente de tráfico que ha ocurrido en los últimos años?
G.B.: La tendencia a una reducción constante hacia a reducción de accidentes durante estos últimos años no puede atribuirse a una causa concreta. Se sabe que algunas medidas tienen un impacto rápido y significativo como los radares o las tecnologías para los vehículos. Educación y formación han contribuido ciertamente a este descenso. No es casualidad que los estados miembros con mejores resultados en reducción de muertes y accidentes sean aquellos que han invertido en educación-formación.

A nivel de la UE el principal hito es la tercera Directiva del permiso de conducir que entró en vigor el 19 de enero de 2013. Aunque es demasiado pronto para medir sus efectos, se espera que la nueva legislación tenga efectos significativos sobre la formación y régimen de permisos en toda Europa.

La nueva Directiva introduce un modelo común en forma de tarjeta plástica. El nuevo carnet estará mejor protegido contra la falsificación y deberá ser renovado en periodos regulares (10 ó 15 años para permiso A y B, 5 años para C y D). La Directiva refuerza la seguridad vial particularmente para motoristas: se introducen nuevas categorías como AM (ciclomotores) y el permiso intermedio A2. Se reconoce la formación como el medio para acceder a un permiso de conducir. Con relación a las motocicletas, el acceso a las más potentes no tiene que pasar necesariamente por un examen, también será posible una combinación de formación y experiencia.

Con relación al permiso B se han introducido nuevas normas que permiten conducir combinaciones de vehículo y remolque más grandes, hasta 4.250 kg, con una formación y/o examen. Otros elementos introducidos pueden tener un impacto en la formación, como la diferenciación en el examen C1 entre vehículos profesionales y privados como caravanas, así como mayor énfasis en la reducción de consumo de carburantes y emisiones de gases.

Finalmente, la Comisión lanzará una consulta en breve a todas las partes implicadas en la implementación de la Directiva 2003/59/EC sobre la calificación y formación de conductores profesionales, con motivo de evaluar si cumple con los objetivos y si requiere ser revisada para mejorar efectividad.

La Comisión piensa que la mejora de la formación de los conductores profesionales no sólo mejora la seguridad vial, sino también la calidad del sector.

Esta reflexión debería incluir la posibilidad de introducir un régimen europeo estructurado de formación para el acceso a la profesión de conductor. Se examinarían las ventajas de integrar técnicas de enseñanza más modernas, como e-learning y simuladores avanzados.

¿Está a favor del sistema de conducción acompañada como parte del proceso de aprendizaje de los conductores noveles?
G.B.: La conducción acompañada está ampliamente reconocida como un paso importante en el sistema de aprendizaje y la mejor forma de adquirir experiencia. En este sentido la Comisión está a favor de seguir desarrollando la conducción acompañada. Sin embargo, la seguridad vial debe permanecer como prioridad absoluta. La persona que acompañe al conductor novel debe tener la madurez y experiencia necesarias, junto a la capacidad para transmitirle ciertas habilidades y valores. Por este motivo la Comisión cree que el desarrollo de un criterio mínimo para personas acompañantes debería recibir en el futuro tanta atención como fijar requisitos mínimos para los profesores de formación vial. Una cosa no funciona sin la otra…

¿Qué importancia tienen los profesores en el proceso de enseñanza de los conductores? ¿Qué opinión tiene del proyecto Merit?
G.B.: La protección de los usuarios vulnerables de la vía, incluyendo a los jóvenes, constituye una de las 7 estrategias promovidas por la Comisión en su “Directrices para seguridad vial 2011-2020”. En este contexto, los profesores tienen un papel clave en hacer de los jóvenes alumnos conductores responsables. Cuanto más evolucionen en Europa los sistemas de formación y evaluación de meras habilidades para maniobrar, hacia niveles más elevados de la matriz GDE, se necesitarán profesionales con diversas habilidades pedagógicas sólidas así como habilidades de conducción.

El proyecto Merit está entre los proyectos más importantes cofinanciados por la Comisión. Aunque data de hace 8 años, la mayoría de sus conclusiones siguen hoy en día vigentes. Hay una necesidad de acción a nivel europeo. La materia es compleja y la profesión de formación vial extremadamente heterogénea. Si nos detenemos en el reto que tenemos por delante, estoy convencido de que al menos se deberían establecer unos requerimientos mínimos, con relación a la experiencia, competencia y calidad de los formadores viales en toda Europa. Esto aseguraría que en un contexto donde los métodos profanos de enseñanza tienden a generalizarse, la profesión de formador vial sea valorada y reconocida como una pieza indispensable en la cadena global de educación y formación.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (12)    No(0)
Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.